000

000

lunes, 22 de diciembre de 2014

REFLEXIONEMOS


CARTA A SUS PADRES   DE UN ADOLESCENTE

“LA FUGA DEL MUNDO”
Queridos papas:

¡ Como pasan los días! Me parece que fue ayer cuando estaba en los cursos básicos y ya hace unos meses que estoy en Primer Año Medio, sintiéndome  entre los grandes del colegio y con la exigencia de cumplir  ahora, porque las notas valen para lograr un cupo en la Universidad y con el maldito ranking esta todo peor aún. Siento la influencia del medio ambiente que me exige el triunfo; la presión la siento sobre mí.
Es por estas cosas nuevas que me están pasando y todas estas  sensaciones, desde hacer días quería  escribirlas y sacar de adentro tantas emociones que me embargan. Lo encontraran absurdo pero quiero dejar por escrito mi agradecimiento, lo mucho que reconozco todos los sacrificios que UDS., han hecho  por mi, las privaciones, el exceso de trabajo y todas esas cosas materiales que en verdad agradezco.
Pero al mismo tiempo, todo ese exceso de trabajo, te hacia trabajar los fines de semana o querías descansar para recuperar fuerzas, esos fines de semana en donde yo dejaba mi alma en la cancha, en donde miraba siempre la galería de los papás y uds., no estaban, en donde escuchaba celebrar los goles o un simple …. corre hijo tu llegas tu llegas!!!!!, pero yo nunca era ese hijo, cuantas veces quise  escuchar tu voz papá.
Y si no había fútbol yo trataba de salir con quien pudiera o metido en el computador todo el día; se me aprieta la guata cuando recuerdo las discusiones por pasar en la calle o perdiendo mi tiempo.
Pero ahora entiendo todo ese sacrificio y me imagino que para la mamá debieron ser duros esos fines de semana, por eso quería escribirles porque quiero que sepan que si estoy agradecido.  Me dolió mucho lo que dijo el papá el día de la pelea grande, esa por el famoso dos en Matemáticas, ¡Un padre da para cien hijos pero cien hijos no dan para un Padre! ; Yo quede muy herido por que te quiero mucho papá y lo habría dado todo por tí. Pensé que no valía la pena es porquería de nota para que me hicieras sentir tan lejos; te acuerdas después que las cosas no fueron iguales entre los dos por mucho tiempo. Eso duele más que una cachetada que alguna vez recibí.
Normalmente vivimos tan apurados, tan acelerados, tan impacientes por llegar a alguna parte o tan ensimismados en nuestros teléfonos revisando redes sociales que no había tiempo de decir estas cosas, no me atrevía, la mamá dice “siempre hay tiempo para todo”, pero entre nosotros hubo cosas para las cuales nunca hay mucho tiempo.
Yo se que parte de ese tiempo lo dedican a ganar plata, y también sé que a ustedes no les gusta que hable así, una vez me corrigieron y me dijeron que no era por la plata, lo importante era la seguridad, el futuro, porque nadie sabe lo que pueda pasar mañana, pero y lo que pasa hoy…….yo se que lo importante no es cuanto tengo sino cuanto soy.
Pero como nadie sabe lo que va a pasar mañana, yo decidí escribirles esta carta el día de hoy. todavía nos quedan  años juntos y prefiero que lo vivamos de manera diferente.
Saben como el día que fuimos de sorpresa a la playa. Llego el papá de buen ánimo  y dijo  “todos arriba NOS FUGAMOS DEL MUNDO”, y nos fuimos, estuvimos todo el día juntos, en la noche abrigándonos en la chimenea, arrinconado en tu hombro papá disfrutaba de cómo conversábamos y compartíamos todos. Tenían todo el tiempo del mundo y tú como una enciclopedia contestabas todas las preguntas. Yo espere y espero todavía OTRA FUGA DEL MUNDO.
Cierto que hemos ido nuevamente a la playa y otros paseos, pero no se ha repetido una como esa vez, mas bien recuerdo otras un poco amargas, me carga que peleen delante de nosotros y las cosas que se dicen.
Me cuesta mucho entender mamá cuando estas nerviosa y complicada por cosas simples de la casa, sin ánimo de mirar mas allá de la rutina; me cuesta  papá ser tu hijo cuando te pones agresivo, tan irritable o mucho peor cuando estas hermético.
Tampoco me gusta cuando son implacables con todo el mundo, cuando nos juzgan, ni yo me atrevo a decirles lo que pienso, ni ustedes a escucharme. Es mejor dar media vuelta y esconderme en el computador o el televisor y soñar, no quiero decir que mi silencio oculte una censura , jamás pretendería juzgarlos ni me atrevería a condenarlos, pero créanme tengo opinión y uno puede tener muchas opiniones.  Una vez te vi papá conversar con mi hermano de minas y de esas cosas, no escuche bien lo que decían pero me gusto tanto en la onda en que estaban, más que padre e hijo eran cómplices planificando algo choro. Me gustaría hablar así contigo papá.
A esta altura he vuelto a leer lo que he escrito,  y me da un poco de vergüenza esta carta desordenada y confusa. Me dan ganas de romperla y no complicarme la vida , ni complicárselas a ustedes. Pienso que quizás he sido un poco injusto ;¿ te acuerdas papá la última vez que peleamos y me cacheteaste? Yo tenía la cara roja y los ojos hinchados, todos dormían y yo estaba a oscuras en mi pieza. De repente, entraste tú te tiraste a mi lado y me abrazaste fuerte fuerte no nos dijimos ni una sola palabra y estuvimos así largo tiempo, al fin murmuraste…lo  siento  espero me entiendas…Entiendo, contesté y nada mas se dijo .Esa noche dormí como un rey.
Al cerrar esta carta soy yo el que les dice lo siento, espero que me entiendan…yo quiero que vivamos diferente que nos acompañemos mas, menos computador, menos facebook, menos trabajo, que comamos todos en la mesa, que vamos a la cancha, que seamos más felices, con menos plata pero mas juntos.

Dejare esta carta en tu velador papá, si después  subes a mi pieza y me das un abrazo fuerte fuerte y te oigo decir entiendo, entonces dormiré como rey, esperando nuestra próxima fuga del mundo,  esperando escuchar tu voz de la galería celebrando mi gol ….algo empezará a ser distinto entre nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.